Formulario Top
Tu clínica dental en Granada

Bebés y Salud Dental

Hoy en día podemos controlar en un porcentaje muy elevado la aparición de enfermedades bucodentales como la caries o la enfermedad periodontal.
¿Cómo es posible?


En la actualidad, la mayoría de la población está muy concienciada con el cuidado de la cavidad bucal, a pesar de que aún existe  mucho desconocimiento sobre cuál es la edad adecuada para comenzar a realizar una correcta higiene bucal y visitar al dentista por primera vez.
En este post vamos a contaros una serie de pautas para que vuestros bebés tengan una boca muy sana y siempre visiten al dentista con ilusión y sin ningún miedo.

1ª Visita al dentista


La Odontología  del  futuro  se basa en una práctica mínimamente invasiva. Esto es posible gracias a una prevención temprana de enfermedades bucodentales realizando un seguimiento desde el primer año de vida. De esta manera, podremos evitar el desarrollo de caries o problemas de encía, y ,en caso de que aparezcan, se realizará un control  desde muy cerca evitando realizar tratamientos muy cruentos y aplicando este concepto de Odontología mínimamente invasiva.
La primera visita se recomienda que se haga antes del primer año de vida. Debe ser realizada por un Especialista en Odontopediatría, es decir, un Odontólogo especializado en el trato con niños de todas las edades.
Si tu bebe está controlado cada año, evitará futuros problemas, ya que como dice el refrán “es mejor prevenir que curar”.

Higiene Bucal

Realizar una buena higiene es uno de los factores más importantes a la hora de mantener una boca sana de por vida.
Limpiarle la boca a tu bebé es igual de importarle que bañarlo, por ello debe realizarse diariamente.
Durante los primeros meses de vida, tu hijo estará en una fase bucal pasiva. Esto quiere decir que hay que aprovechar este momento para iniciar la higiene bucal, ya que se acostumbrará muy rápido a este hábito sin que le suponga un trauma en el futuro.
Los consejos sobre la higiene bucal en un bebé son:
Es muy recomendable comenzar a limpiar las encías de tu bebé desde el nacimiento. Puedes hacerlo con una gasa estéril humedecida en agua, o con un dedal de silicona de venta en farmacias. Puedes realizarlo aprovechando el momento del baño.

Aproximadamente a los 6 meses de edad erupciona el primer diente temporal (de leche). En este momento, es obligatorio que hayas empezado a realizar diariamente una limpieza de su boquita. Podrás seguir utilizando la gasa humedecida o el dedal de silicona. Además, poco a poco deberás limpiarle también la lengua y mejillas, a parte  de los dientes y encías.
A partir del primer año de vida, deberás comprar un cepillo dental adaptado a esta edad. Tienen un cabezal pequeño con cerdas suaves. Puedes ir incorporando un poquito de pasta (tamaño de grano de arroz). Esta pasta debe contener 1000 ppm de fluor aproximadamente. Es muy importante que la cantidad de pasta sea mínima, es decir, prácticamente inapreciable,  ya que a esta edad no controlan todavía la deglución y pueden ingerirla. En caso de que no haya tomado nada dulce durante la noche, puedes cepillarle solo con agua.
Cuando erupcionan los molares temporales (de leche) es muy aconsejable pasar el hilo dental entre muela y muela, ya que, la mayoría de las caries en dentición temporal se forman entre diente y diente. Existen unos aplicadores de hilo muy cómodos para los papás.
Dependiendo de la edad de tu hijo y del riesgo de caries que tenga, el odontopediatra deberá recomendarte una pasta de dientes adecuada para él, y te hablará sobre la necesidad de realizar fluoraciones tópicas (aplicación de fluor en clínica).

Lactancia Materna

La lactancia materna tiene muchos beneficios en la nutrición, sistema inmunitario y afectividad de tu bebé.

Además, favorece un correcto posicionamiento de las arcadas dentarias (maxilar y mandíbula), ayudando a conseguir una buena oclusión o mordida entre los dientes superiores e inferiores.
La mayoría de los odontopediatras consideramos que la lactancia materna debe realizarse hasta aproximadamente los 6 meses de edad. Los beneficios que se derivan de una lactancia materna son los siguientes:

  • Crecimiento mandibular: todos los bebés nacen con una mandíbula muy pequeña. Durante la lactancia el bebé tiene que avanzar la mandíbula, lo cual facilita y ayuda al crecimiento de su mandíbula inferior. De esta manera el bebé está ejercitando su musculatura, disminuyendo el riesgo de futuros problemas de mordida.
  • Respiración nasal: la lactancia materna ayuda a aprender el hábito de respirar por la nariz en lugar de por la boca.
  • Deglución normal: mientras los bebés maman, posicionan correctamente la lengua ayudando al desarrollo de la musculatura oral, y haciendo que el paladar se desarrolle correctamente en anchura.
  • Aumento de flujo salival, el cual tiene muchos efectos beneficiosos en la prevención de caries.

Aunque la lactancia es muy recomendable, es muy importante realizar una buena higiene justo después de acabar de dar el pecho, ya que, sí vuestro bebé se queda dormido con leche en la boca, se estará facilitando el desarrollo de bacterias que originan la caries. Lo ideal es que antes del primer año de vida, se finalicé la lactancia materna (Con la aparición de los primeros dientes de leche)

Biberón

El uso del biberón es una alternativa a la lactancia. Nuestro consejo es que, durante los 6 primeros meses de vida, se alimenten mediante leche materna.

El biberón no fomenta el crecimiento y desarrollo correcto de los maxilares y musculos faciales, de igual forma que la lactancia materna.

¿Quieres saber como cuidar la salud bucodental de tus hijos?


Si decides dar el biberón, recuerda posicionar a tu hijo en una posición vertical, lo cual ayudará a que ejercite más la musculatura que si está tumbado.
Además, el biberón esta muy relacionado con la aparición de caries por lo que será muy importante que realice una correcta higiene. Intenta evitar darle zumos o bebidas azucaradas en biberón.
El uso del biberón no debe prolongarse mas de 12-15 meses de edad.

Chupete y dedo

El chupete y el dedo son hábitos de succión normales durante los primeros meses de vida que se asocian a una sensación de satisfacción.
Los chupetes que se recomiendan deben ser ortodóncicos y de silicona (los de latex facilitan el acúmulo de bacterias).

Sin embargo, este hábito de succión debe ir transformándose en un hábito de masticación a medida que van apareciendo los diente temporales en boca.
Si el hábito de succión se prolonga más allá de los 2 años de edad, puede originar problemas en la mordida como son : mordida abierta y mordida cruzada. Por tanto, el chupete y la succión de dedo son hábitos que pueden darse hasta el segundo año de vida como método relajante para el bebé. Pasados estos dos años deben desaparecer para que no aparezcan problemas de mordida.

Alimentación
Es fundamental que vuestro bebé mantenga una dieta sana para evitar la aparición de enfermedades bucodentales como la caries.

Para ello debéis seguir los siguientes consejos de alimentación:

  • La lactancia materna debe realizarse hasta el sexto mes.
  • Evitar el uso del biberón para dar alimentos azucarados como el zumo. Es mejor evitarlos, o tomarlos en dosis reducidas en un vaso preferiblemente.
  • No mojar el chupete el líquidos azucarados.
  • Evitar en la medida de lo posible el consumo de azucares refinados: bollería industrial, golosinas, helados, pan de leche … En caso de tomarlos, siempre después del segundo año de vida.

¡TE LLAMAMOS GRATIS!

Formulario Rosa Blog

Deja tu comentario

¡Déjanos tu número y te llamamos de inmediato!

Formulario Pop Up