Formulario Top
Tu clínica dental en Granada

Todo sobre las muelas del juicio

Las Muelas del Juicio también denominadas Cordales, son aquellas muelas que se localizan detrás de los segundos molares, es decir en la zona más posterior de las arcadas dentarías.


La mayoría de las personas presentan las 4 muelas del juicio, pero en otras personas estas nunca llegan a formarse o solamente presentan algunas. La ausencia en la formación de dientes se conoce como Agenesia Dentaria.
La erupción de las Muelas del Juicio suele relacionarse con dolor. Si estas erupcionan correctamente en su totalidad, siendo posible mantener una correcta higiene, no tienen por qué ir acompañadas de síntomas.
En aquellos casos en los que no erupcionan correctamente, porque se encuentran en una posición anómala o inclinadas, o en los que no llegan a erupcionar completamente, dificultando mantener una correcta higiene, el paciente puede padecer dolor u otros síntomas. En estos casos el Odontólogo debe valorar si es recomendable llevar a cabo una cirugía para extraer las Muelas del Juicio.

¿Qué son las muelas del juicio?

Las Muelas del Juicio o Cordales son las 4 muelas que se desarrollan detrás de los Segundos Molares Permanentes, es decir en la parte más posterior de las arcadas dentarías en el maxilar y en la mandíbula.
Se llaman Muelas del Juicio, porque son las últimas muelas en desarrollarse y las últimas en erupcionar, en torno a los 17 – 25 años de edad, cuando la persona tiene “Juicio”.
La erupción de los Cordales no sigue una norma, en ocasiones erupcionan antes de los 17 años, en otras ocasiones no llegan a erupcionar o erupcionan solamente alguna de las 4.
Los Cordales eran muy importantes en nuestros antepasados para llevar a cabo la masticación de ciertos alimentos como algunos vegetales. Estos presentaban maxilares superior e inferior de mayor tamaño que presentaban espacio suficiente para albergar los cordales. La evolución y el cambio de alimentación, ha provocado una disminución progresiva en el tamaño de los maxilares superior e inferior, de ahí que en muchas ocasiones no lleguen a erupcionar, pudiendo dar lugar a la aparición de síntomas.

¿Qué patologías pueden provocar las muelas del juicio?

Como hemos mencionado anteriormente, en algunos casos los Cordales erupcionan correctamente de forma completa, bien alineados con el resto de dientes, resultando sencillo mantener una correcta higiene. En estos casos no tienen porque dar ningún problema.
Sin embargo, en aquellos casos en los que no erupcionan de forma completa, casos en los que se encuentran inclinadas o torcidas, si pueden aparecer patologías derivadas de la presencia de las Muelas del Juicio.
Entre las patologías más frecuentes debemos destacar:

Desalineamiento de las arcadas dentarias

La falta de espacio para la erupción de las Muelas del Juicio, puede provocar que estas se encuentren inclinados y empujen al resto de dientes provocando apiñamiento de estos.

Afectación de dientes vecinos

 Cuando las Muelas del Juicio no tienen suficiente espacio para erupcionar correctamente, pueden erupcionar parcialmente, empujando a los 2ºs Molares Permanentes que se encuentran delante de estas. Por un lado la presión puede provocar áreas de reabsorción en la estructura de los 2ºs Molares Permanentes, por otro lado se pueden crear recovecos donde la higiene es muy compleja entre la muela del juicio y el 2º Molar, provocando la aparición de caries.

Pericoronaritis 

Cuando las Muelas del Juicio no erupcionan de forma completa y queda tejido periodontal (encía) por encima de estas, se crea una bolsa donde se pueden acumular restos de alimentos o placa bacteriana. Si el tejido se inflama e infecta, se crea un cuadro que puede cursar con dolor, mal olor, inflamación de tejidos, fiebre, trismo (limitación en la apertura mandibular), presencia de pus.

 

Quistes

El desarrollo de quistes en maxilar y mandíbula se relaciona en muchos casos con la presencia de Cordales incluidos (dentro del hueso) y cubiertos por tejido blando.

¿Cómo hay que tratar las muelas del juicio?

Las Muelas del Juicio no son fundamentales en la función masticatoria ni funcional, por lo que cuando provocan cualquier tipo de patología o si se valora que su posición alterada puede generar problemas, está indicada su extracción.
En aquellos casos en los que existe tejido periodontal que cubre parcialmente la corona de la Muela del Juicio, pero esta ha erupcionado correctamente. Si la bolsa de tejido da lugar al desarrollo de pericoronaritis por dificultad en la higiene, se puede realizar un tratamiento preventivo conocido como Operculectomía, que consiste en eliminar la bolsa de tejido blando y así facilitar el mantenimiento de una correcta higiene.

La Operculectomía o la Extracción de las Muelas del Juicio, debe ser realizada por un Odontólogo especialista en Cirugía Oral o por un Cirujano Maxilofacial.
En Clínica Alba & Hernanz colaboramos con los mejores Especialistas en Cirugía Oral y Maxilofacial de Granada, para asegurar la excelencia en los resultados de nuestros tratamientos.
La extracción de los Cordales o Muelas del Juicio es un proceso sencillo, siempre en manos de un Especialista. Se suele realizar con Anestesia local, de forma ambulatoria. La duración de la cirugía depende de la posición y estado de las muelas, del número de cordales a extraer.

¿Me recuperaré pronto de la cirugía?

Es una pregunta muy frecuente. El proceso de recuperación puede variar de un paciente a otro, dependiendo de como haya sido la cirugía, del estado de salud del paciente, de la edad, etc…
Por esa razón el Cirujano Oral o Maxilofacial te explicará unas pautas personalizadas para que te recuperes lo antes posible.
Tras la Cirugía, de forma general debes seguir las siguientes pautas:

  1. Esperar a que desaparezcan los efectos de la anestesia y no tomar alimentos calientes ni sólidos, ya que podrías lesionarte los tejidos blandos.
  2. El Cirujano te indicará la Medicación que debes tomar; Es muy importante que sigas las pautas indicadas.
  3. Tras la cirugía es normal que presentes Sangrado, para reducirlo, el Cirujano te colocará gasas húmedas durante las primeras horas. Si el sangrado no se detiene deberás consultar con tu Cirujano. No debes enjuagarte ni escupir durante las 24 horas siguientes a la cirugía, para lograr que se forme un coágulo de sangre y se reduzca así el sangrado.
  4. Es normal que se inflamen los tejidos circundantes a la zona de la cirugía. Para reducir la inflamación deberás tomar la medicación recetada, así como colocar bolsas de frío de forma intermitente sobre la cara en la zona de la cirugía.
  5. El tabaco y el alcohol están totalmente contraindicados, ya que dificultan el proceso de recuperación.

Recuerda lo más importante es realizar un correcto diagnóstico para identificar si es necesario el tratamiento de las muelas del juicio y en caso necesario la cirugía siempre debe ser realizada por un Especialista en Cirugía Oral o Maxilofacial.
En Clínica Alba & Hernanz somos Odontólogos Especializados.

¡TE LLAMAMOS GRATIS!

Formulario Rosa Blog

Deja tu comentario

¡Déjanos tu número y te llamamos de inmediato!

Formulario Pop Up