Formulario Top
Tu clínica dental en Granada

Consecuencias de llevar piercing en el labio o en la lengua

El uso de piercings en la cavidad bucal (labios, lengua, frenillo, mejillas…) puede tener consecuencias para la salud dental.

Cuando se pone un piercing existe el riesgo de sufrir rechazo, dolor e incluso infecciones. También pueden producirse lesiones mas importantes si en el momento de la perforación se comprometen determinados nervios o vasos sanguíneos.

Otra complicación mas frecuente es alergia al material del que esta hecho el piercing (plata, niquel, acero, oro…etc)

Cuando existe inflamación a causa de la colocación del piercing, se pueden ver afectados los ganglios que hay debajo del mentón y la mandíbula.

Cuando se trata de un piercing lingual, la lengua está muy vascularizada y enervada y puede tener lugar una hemorragia o alteraciones del gusto e incluso si se ve afectado algún nervio puede verse afectada alguna función motora.

A continuación vamos a enumerar las complicaciones mas frecuentes que se dan en la cavidad bucal por llevar piercings:

Infecciones

La herida que provoca el piercing puede provocar una infección, debido a la suma de las bacterias que hay en la boca mas las bacterias nuevas que provienen del piercing y de su manejo.

Endocarditis bacteriana

Cuando la infección persiste y pasa al torrente sanguíneo puede general problemas en el corazón y en sus válvulas.

Halitosis o mal aliento

Se produce por acumulación de placa bacteriana a nivel del piercing.

Dermatitis

Se produce cuando se da una reacción alérgica en la piel al metal del piercing.

Maloclusiones dentales

La colocación del piercing lingual altera las fuerzas generadas en los dientes y como consecuencia se producen alteraciones en la mordida.

Transmisión de enfermedades

Se pueden transmitir distintas enfermedades como hepatitis B, hepatitis C, Herpes…etc.

Traumatismos dentarios

Se producen por un contacto excesivo contra el piercing, el roce provoca un desgaste dentario que hace que el diente se vuelva más frágil pudiendo llegar a quebrarse.

Tragarse el piercing

En ocasiones puede darse esta consecuencia produciendo lesiones a nivel digestivo e incluso problemas respiratorios o asfixia.

Daño de nervios

Cuando se coloca un piercing se puede dañar el nervio, perdiendo la sensibilidad dando lugar a problemas de movimiento. También se pueden dañar los vasos sanguíneos produciendo sangrado.

Enfermedad periodontal

El piercing puede dañar las encías provocándoles recesiones, pudiendo generar movilidad del diente e incluso su pérdida.

Si a pesar de todo esto, has decidido hacerte un piercing, debes prestar atención a los siguiente consejos:

  • Realiza una visita a tu dentista para que pueda chequear que todo esta correcto y que no hay síntomas de infección.
  • El piercing siempre debe estar limpio, no olvides cepillarlo y usar un enjuague bucal después de cada comida.
  • Ten mucho cuidado con el piercing a la hora de comer y hablar intentando evitar que choque con tus dientes.
  • Si haces deporte, quítatelo mientras tanto.
  • Comprueba que esta en perfectas condiciones para evitar tragártelo.
  • Cuando hagas deporte, quítatelo para evitar todo tipo de problemas.

 

¡TE LLAMAMOS GRATIS!

Formulario Rosa Blog

Deja tu comentario

¡Déjanos tu número y te llamamos!

Formulario Pop Up

¡Déjanos tu número y te llamamos!

Formulario te llamamos