Mordida cruzada en niños • Alba & Hernanz
Formulario Top

Tu clínica dental en Granada

Mordida cruzada en niños

¡Hola a todos! En nuestro blog de hoy, queremos contaros todo lo más relevante y que debéis de conocer sobre la Mordida Cruzada en niños, a qué edad debe de tratarse y con qué tipo de aparato.

La mordida cruzada es una alteración en la oclusión que ocurre cuando el hueso maxilar es más estrecho que el hueso mandibular. Como consecuencia de ello la mandíbula se desvía hacia uno de los lados produciéndose una desviación mandibular.

Existen dos tipos de mordidas cruzadas:

  • Las unilaterales, cuando ocurren solo en un lado, ya sea el derecho o el izquierdo.
  • Las bilaterales, cuando ocurren en ambos lados.

Edad recomendada para el tratamiento

La edad ideal para tratar una mordida cruzada, es en el momento en el que erupcionan los molares de los seis años o primeros molares permanentes. Y es importante, porque con el tratamiento queremos evitar que ocurran tres cosas:

  1. El desgaste dentario.
  2. La desviación de la mandíbula. Ya que si este tipo de mordida se prolonga en el tiempo, la cara puede quedar torcida, por la desviación de la mandíbula.
  3. Para evitar el cierre de la sutura palatina, que es una línea que se encuentra abierta en el paladar hasta los once años de edad. Si esta sutura se cierra, a partir de los doce años, no podremos corregir el hueso maxilar, a no ser que realicemos una cirugía ortognática o coloquemos un aparato disyuntor anclado al hueso con microtornillos, que además no funciona siempre en todos los casos.

Tipos de tratamiento

Para el tratamiento de las mordidas cruzadas, utilizamos un aparato que se llama Disyuntor. Se trata de un mecanimo que va cementado o pegado sobre los dientes. Debe de ir pegado porque una mordida cruzada normalmente se provoca por un problema esquinético, o lo que es lo mismo, porque el hueso maxilar es más estrecho de lo normal.

Existen dos tipos de disyuntores:

  • El disyuntor de Mc. Namara o disyuntor de férulas. Consta de unas férulas que van pegadas sobre los dientes y de un tornillo central que se irá activando, según las indicaciones del ortodoncista.
  • El otro tipo es similar al anterior, solo que en lugar de llevar unas férulas lleva dos anillos que se pegan sobre las muelas y ejercen la misma función. También dispone del tornillo central que se irá activando para ir generando la expansión del hueso.

¿En función de qué elegimos uno u otro? Se tomará una o otra opción, según varios factores que determinará el ortodoncista, que sobre todo tendrá en cuenta el patrón facial: si es dólico-facial o si es braqui-facial,  y también por el estado de recambio dentario en el que se encuentre el paciente. Por ejemplo, si es un paciente que está próximo a recambiar dientes, se aconseja cambiar un disyuntor de dos bandas para tener mayor anclaje, mientras que si es un paciente más pequeñito, con un patrón dólico-facial, entonces se recomendará mejor un disyuntor de Mc. Namara.

Como cualquier aparato fijo, el disyuntor requiere de un periodo de adaptación, que oscila entre los 5-10 días, aproximadamente una semana de media, podríamos decir. En esa semana, el niño debe de tragar y comer correctamente, y no debe de tener ningún problema adicional.

¡TE LLAMAMOS GRATIS!

Formulario Rosa Blog

Deja tu comentario

¡Déjanos tu número y te llamamos!

Formulario Pop Up


¡Déjanos tu número y te llamamos!

Formulario te llamamos