Formulario Top
Tu clínica dental en Granada

La Herencia Dental

Muchos de nos pacientes acuden a nuestra consulta por diversos motivos (caries, apiñamiento, prognatismos mandibulares…) y nos preguntan si es posible que hayan heredado esos problemas de algún familiar.


Por ello, ya que es una duda muy frecuente en nuestros pacientes el post de hoy va dirigido a responder la siguiente pregunta:

¿Tiene la genética algo que ver en la dentición de cada persona? ¿ Se heredan los problemas dentales? 

La respuesta es sí. Algunas características dentales son heredirarias. Entre ellas las mas frecuentes son:

  • Forma y Tamaño dentario. Apiñamiento Dentario.
  • Número de dientes: agenesias (dientes de menos) o supernumerarios (dientes de más).
  • Maloclusiones o problemas en la mordida.
  • Desarrollo de caries.
  • Enfermedad Periodontal (problemas en las encías).

A continuación vamos a desarrollar algunas de las más conocidas.

Apiñamiento Dentario

El apiñamiento dentario se origina cuando el tamaño de los dientes es superior al tamaño del hueso sobre el que van posicionados. Se conoce como: Discrepancia Oseo-Dentaria negativa.

Existen distintos tipos de apiñamiento dependiendo de la causa que lo origine. Si la causa es genética se denomina apiñamiento primario.
El apiñamiento secundario se desarrolla por causas externas que no tienen nada que ver  con la genética. Por ejemplo: se puede desarrollar un apiñamiento por una pérdida prematura de un diente de leche (por golpes, caries…). Este diente de leche ,al ser extraído, no podrá ejercer su función de mantenimiento de espacio para el diente definitivo sucesor.
Existe otro tipo de apiñamiento que se denomina apiñamiento tardío que ocurre cuando el crecimiento de los huesos maxilares ha finalizado y no existe espacio para la erupción de los terceros molares conocidos como muelas del juicio.

Número de dientes

Las alteraciones en el numero de dientes pueden ser de causa hereditaria. Pueden darse dos situaciones:

  • Agenesias: faltan dientes.
  • Supernumerarios: hay dientes de más.

Estas alteraciones en el número de dientes pueden darse en dentición temporal, en dentición permanente o en ambas.
El número de dientes normal en dentición definitiva es de 24. Este numero puede variar si erupcionan los terceros molares o muelas del juicio. No todas las personas desarrollaran las muelas del juicio, y puede darse también  el caso en que se formen solo algunas de ellas. Si se forman todas las muelas del juicio el número de dientes será de 28.

Maloclusiones o problemas en la mordida

La mayoría de maloclusiones o problemas en la mordida vienen desarrolladas por la influencia de un determinado patrón genético. Además, muchas de hechas también pueden verse originadas por factores externos o ambientales (o una combinación de ambos).


Muchas veces, los Ortodoncistas solo necesitamos mirar a los padres para saber como será la futura mordida de su hijo.
Este patrón genético determina el tamaño y posición del maxilar y la mandíbula que generará una alteración en la forma de morder los dientes. Algunas de las maloclusiones más frecuentes son:

  • Clase II: Su causa es debida a una mandíbula inferior más pequeña o retruída, a un maxilar superior más grande o protruido, o a una combinación de ambos.
  • Clase III: sin duda es una de las maloclusiones con mas poder hereditario. Su causa es debida a un maxilar superior mas pequeño o retruido, a una mandíbula inferior mas grande o protruida, o a una combinación de ambos.
  • Compresión maxilar: más comúnmente conocida como paladar estrecho. Este paladar estrecho o comprimido generará una mordida cruzada. Esto quiere decir que los dientes superiores muerden por dentro de los dientes inferiores, es decir, al revés.

Desarrollo de caries

La caries es un proceso infeccioso que se caracteriza por la destrucción del tejido dentario.
Las causantes de las caries son las bacterias que metabolizan el azúcar de los alimentos transformándolos en ácidos. Estos ácidos actúan desmineralizando el esmalte y haciendo que se produzca una mancha blanca que con el tiempo va cambiando su coloración a amarillenta, penetrando al interior del diente y destruyendo el esmalte.
En caso de no frenar el proceso infeccioso,  la caries puede ir traspasando los tejidos dentarios, penetrando en la raíz del diente y afectando al nervio e incluso pudiéndose afectar el hueso.
La caries en sí no se hereda de padres a hijos, ya que, para que se forme caries deben existir dientes que sean colonizados por las bacterias. Lo que si se pueden  heredar son características dentales que favorecen la susceptibilidad a padecer caries. Sin embargo, se ha demostrado que llevando una correcta higiene y dieta podemos disminuir el riesgo de aparición de caries.
Factores necesarios para que aparezca una caries:

  • Bacterias.
  • Azúcares.
  • Condiciones especiales que pueden aumentar la susceptibilidad a caries: por ejemplo el uso de inhaladores para problemas respiratorios .
  • Tiempo de acción de los azúcares: frecuencia con la que se toman y tiempo que están en boca antes de cepillarse.
  • Adhesividad del alimento: cuando mas pegajoso, mas poder adhesivo y más capacidad de producir caries.
  • Ph de la saliva.
  • Desequilibrio entre procesos de desmineralización y remineralización del esmalte.
  • Apiñamiento dentario: dificulta el cepillado.
  • Cantidad de saliva: la saliva ejerce un efecto protector sobre el esmalte. En casos de poca saliva como la Xerostomía, aumenta el riesgo de padecer caries.
  • Calidad del esmalte: existen defectos congénitos en el esmalte que favorecen la predisposición a caries. Estos defectos si se heredan.

Una anotación importante es que si un padre tiene caries, puede transmitirla a su hijo si las bacterias de la boca del padre entran en contacto con la boca el hijo (soplando, besos en la boca, compartiendo utensilios como cucharas, chupachups…etc).
Por tanto, las caries se pueden controlar y prevenir instaurando buenos hábitos de alimentación e higiene desde muy pequeños.

Enfermedad periodontal (problemas de encías)

La enfermedad de las encías está muy relacionada con factores genéticos. Existen unos determinados genes que aumentan el riesgo de padecer enfermedad periodontal un 70%. También, existen otros factores genéticos como enfermedades inmunitarias o bajada de defensas que favorecen la aparición de problemas de encías (Gingivitis y Periodontitis).
Sin embargo, podemos cambiar esta predisposición llevando unos hábitos de higiene y dieta adecuados.
Además, si sabes que en tu familia existen este tipo de problemas, es muy importante que lo comuniques a tu odontólogo para que haga un seguimiento de tu caso, realizando un plan de revisiones personalizado.

Por tanto, aunque existen algunos problemas dentales que pueden heredarse, disponemos en nuestras manos un montón de medidas preventivas para combatirlos. 

¡TE LLAMAMOS GRATIS!

Formulario Rosa Blog

Deja tu comentario

¡Déjanos tu número y te llamamos de inmediato!

Formulario Pop Up