Formulario Top
Tu clínica dental en Granada

¿Cómo hemos de cepillar correctamente nuestra lengua?

Actualmente, casi todas las personas cepillan sus dientes diariamente.

Sin embargo, un porcentaje muy alto de la población desconoce u olvida la importancia de realizar una correcta limpieza de la lengua para completar la higiene dental diaria.

Desde Clínica Alba & Hernanz Granada. Este hecho es muy importante ya que la mayoría de bacterias presentes en nuestro cuerpo se acumulan en la lengua. Además, el resto de estas bacterias puede ocasionar problemas de halitosis o mal aliento.

¿Qué consecuencias puede tener el no limpiarse bien la lengua?

La lengua es un músculo que desempeña un papel fundamental en la deglución, fonación, masticación, y en el sentido del gusto.
Presenta una anatomía irregular y está formada por distintos surcos o hendiduras haciendo su superficie rugosa y, por tanto, más propensa al acumulo de restos de comida.
Si no limpiamos bien la lengua se producirá un desarrollo de bacterias en su superficie ocasionando problemas de halitosis o mal aliento.

Además, el hecho de que se produzca un aumento en el numero de bacterias presentes en la cavidad oral, puede facilitar el desarrollo de enfermedades bucodentales como la caries o enfermedad periodontal.

¿Cómo puedo realizar una buena limpieza de mi lengua?

Igual que para cepillar nuestros dientes utilizamos un cepillo específico adaptado a nuestras necesidades, para cepillar correctamente nuestra lengua debemos incorporar un nuevo elemento a nuestra rutina de higiene diaria: Raspador o Limpiador Lingual.
El Raspador Lingual se comercializa en farmacias, supermercados o incluso puedes comprarlo online a través de una web. Tu dentista te asesorará sobre las diferentes marcas que existen y cuales son las mejores para tu caso.
Recuerda que este elemento es fundamental para poder eliminar las bacterias que se acumulan en la parte posterior del dorso de la lengua.
Existen algunos cepillos que llevan incorporados en su parte trasera un raspador lingual.
También los nuevos cepillos eléctricos incorporan un cabezal específico que funciona como limpiador lingual.
Algunas personas limpian su lengua con el mismo cepillo de dientes. Aunque no está contraindicado, debéis saber que el resultado de limpiar la lengua con un raspador lingual es muchísimo mejor que cepillarla con nuestro cepillo de dientes ya que las cerda del cepillo están diseñadas para limpiar una superficie más dura como es el esmalte, y no un músculo como la lengua.

¿Cómo se utiliza un Raspador Lingual?

Como decíamos antes la culpable de la halitosis o mal aliento no es otra que una deficiente higiene de nuestra lengua. Para evitar que suceda tenemos a nuestra disposición un nuevo elemento llamado Raspador Lingual, el cual debe utilizarse diariamente.

Los pasos que hay que seguir para que nuestra lengua quede libre de bacterias son los siguientes:

  1. Debes colocarte en frente de un espejo y sacar la lengua para visualizar las zonas de color amarillento o blanquecino.
  2. Introduce el raspador en la boca y sigue un orden de limpieza. Te recomendamos que comiences por la parte central de la lengua.
  3. A continuación continua con la parte más posterior de la lengua de manera progresiva para que no se produzcan arcadas.
  4. Ahora arrastra el Raspador Lingual de la parte más lejana o posterior a la mas delantera o anterior.
  5. Realiza este movimiento varias veces.
  6. Entre una y otra deberás aclarar el limpiador con agua para no pasar los restos de un lado a otro.
  7. Por último, enjuaga tu limpiador con agua y jabón hasta el siguiente uso.

Debemos usar el raspador una vez al día como mínimo y preferiblemente antes de acostarnos. Se realiza una vez que nos hayamos cepillado los dientes y pasado el hilo dental.
Por último, después de haber pasado el raspador lingual debemos enjuagarnos con un colutorio.
De esta manera nuestro aliento al despertarnos será mucho más fresco.

¿Cómo puedo comprobar que mi lengua ha quedado perfectamente limpia?

Es muy sencillo y puedes hacerlo en cualquier momento.

Colócate delante de un espejo y saca la lengua observando su aspecto. El aspecto habitual de una lengua perfectamente limpia es de color rosado.


Sin embargo, si visualizas en el dorso de la lengua diferentes zonas de color blanquecino o amarillento, te estará indicando que tu lengua no está limpia y que aun quedan bacterias causantes del mal aliento.

¡¡Si quieres lograr una higiene oral perfecta, completa tu cepillado con el Raspador Lingual. Solo te costará 2 minutos más y gozarás de un aliento fresco!!

¡TE LLAMAMOS GRATIS!

Formulario Rosa Blog

Deja tu comentario

¡Déjanos tu número y te llamamos de inmediato!

Formulario Pop Up